Entrevistamos a la psicóloga y colegiada del COPCLM, Mónica Márquez Rubio

Aprovechando su presencia en el reconocimiento del que fue objeto, por parte del COPCLM, el pasado día 19 de octubre, hemos querido saber más sobre la psicóloga Mónica Márquez Rubio, planteándoles una serie de cuestiones que podemos leer a continuación.

De la amplia oferta educativa a la que tenemos acceso hoy en día. ¿Por qué eligió el grado de Psicología?

Colaboraba en la revista de mi instituto, Amparo Sanz, y en "El país de los estudiantes" por lo que en un principio, quise estudiar la carrera de Periodismo. Fue cursar la asignatura de Ética en 4° de ESO y empecé a mostrar un gran interés por la conducta del ser humano y el poder de la mente. No paraba de leer libros y ver películas sobre ello... de esta manera comenzó mi camino hacia la Psicología, un trayecto apasionante en el que he descubierto una fuente de conocimiento y experiencias, que han enriquecido mi labor académica. Considero que mi ejemplo de superación puede influir positivamente en la sociedad, servir de motivación a otras personas para que desarrollen sus competencias y alcancen las metas que se propongan.

¿En qué campo de la Psicología se siente más a gusto o en cuál le gustaría desarrollar una labor profesional?

La educación me resulta especialmente interesante por lo mucho que puedo aportar al alumnado con mi ejemplo de lucha y coraje, pero si tuviese que elegir para comenzar mañana, me inclinaría por la Psicología Clínica. De hecho, en la carrera, tengo la mención de Psicología de la Salud e Intervención de Trastornos Mentales y del Comportamiento.

En su situación personal, ¿Qué tipo de obstáculos encontró para poder cursar sus estudios? ¿Están preparados los espacios físicos para albergar estudiantes con necesidades especiales?

En mi caso, tanto las clases de estudio (colegio, instituto y universidad), como las de pintura, me han sido impartidas en mi domicilio, al igual que los exámenes, por la inadecuación de espacios y adaptaciones necesarias. El inconveniente emocional ha sido no tener la posibilidad de convivir con el resto de mis compañeros, así como la no adaptación de algunas PECS con prácticas presenciales.

En el plano positivo, me gustaría destacar la oportunidad de conocer a profesionales tan concienciados e implicados, en las clases dadas en las diferentes etapas educativas, en sumar esfuerzos para que culminase con tanto éxito mis estudios.

En los inicios, hasta que mi trayectoria estudiantil fue avanzando, los horarios eran muy limitados, pero después han estado adaptados a mis necesidades con el apoyo de los profesores, que han invertido esfuerzos más allá de sus obligaciones. En este punto, me gustaría agradecer la orientación académico profesional de todos ellos, en especial la de María Soledad López, que coordinó mi TFG y las prácticas del Grado de Psicología.

¿Cómo valora la labor que desarrollan los profesionales de la Psicología hoy en día, teniendo en cuenta el aumento de la demanda de los mismos por parte de la ciudadanía?

Partiendo de mi experiencia, la valoración es positiva. La educación inclusiva, la adaptación de materias curriculares y la implicación por parte de los diferentes equipos, bajo una coordinación experta, con el objetivo prioritario de que el alumnado pueda culminar con éxito su proceso de enseñanza-aprendizaje, me parece una aportación valiosa a la sociedad.

En el ámbito clínico, actualmente son cada vez más las personas que necesitan de asesoramiento profesional para la resolución de sus conflictos emocionales, por lo que es de vital importancia una atención cualificada y altamente preparada para afrontar estas nuevas necesidades, que requieren de una actualización de formación permanente.

En el ámbito personal, usted se dedica a la pintura y lo hace con la boca. ¿Qué le llevó a decantarse por esa afición y qué es lo que encuentra en ella?

Curiosamente, mis comienzos con la pintura fueron con algo tan básico como una pajita y agua. Viendo esta inquietud en mí, los voluntarios del Hospital General Universitario, dónde estuve de pequeñita 3 años ingresada, me proporcionaron témperas, acuarelas y por supuesto, pinceles. Más tarde, una antigua profesora del Equipo de Atención Educativa, Hospitalaria y Domiciliaría (EAEHD), me habló de la Asociación de Pintores con la Boca y el Pie (APBP). Contacté con ésta y meses después, acudió a mi casa el Presidente, Manuel Parreño, para observar como pintaba y la técnica utilizada. Desde entonces, soy becaria y tengo una profesora, Inmaculada Escribano, que me enseña y ayuda a perfeccionarme en esta otra profesión.

Como digo en la web de la APBP, que define perfectamente lo que me transmite el mundo del arte: "La pintura es como la poesía, pues a través de ella puedo plasmar mis sentimientos".

¿Se puede encontrar alguna relación entre la pintura y la Psicología?

Si, tanto en la Psicología como en la pintura, se expresan sentimientos, pensamientos y emociones. La primera, a través de las palabras; la segunda mediante lienzos, que reflejan lo que siento en cada momento. A nivel personal, ambas me dan la oportunidad de crecer a nivel profesional. Me gustaría agradecer al COPCLM que haya acogido mi colección de cuadros y adquirido uno de ellos para que forme parte de su patrimonio artístico cultural.



Destacados

  • banner-division-clinica
  • banner-division-juridica
  • banner-division-educativa
  • banner-division-social
  • banner-division-PTORH
  • banner-division-deporte



EuroPsy - Psicoterapia

A propósito D...

Revista Psicología

Portada 69

AMC