Encuentro multidisciplinar de la enfermedad de Parkinson

La vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha, Beatriz Navarro, estuvo presente, el pasado 5 de mayo, en el encuentro multidisciplinar de la enfermedad de Parkinson que tuvo lugar en la Facultad de Medicina de Albacete.

Esta jornada fue inaugurada por Ana Belén Perona, neuróloga de la Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital de Albacete y por María Gil, concejala de asuntos sociales del Ayuntamiento de Albacete. En la inauguración se resaltó la relevancia de los ponentes, y el buen trabajo que hacen para mejorar la calidad de vida tanto de las personas con Parkinson como de sus familias.

La concejala manifestó que, a pesar de que en estos momentos no existe una cura definitiva, tiene esperanza en la ciencia y en los profesionales, y en que este encuentro será de gran utilidad para mejorar nuestro entendimiento de qué es y cómo funciona el Parkinson. María Gil también quiso destacar la enorme labor que desarrollan las asociaciones de Parkinson de Albacete y de la provincia.

Las primeras charlas corrieron a cargo de otros miembros de la Unidad de trastornos del movimiento. Laura Rojas, Inmaculada Redondo y María Fernández, entre otros, comenzaron hablando de las manifestaciones clínicas de la enfermedad de Parkinson, de las complicaciones motoras y no motoras y de los tratamientos de los que se dispone en la actualidad.

La primera descripción de personas con síntomas de Parkinson se realizó en el año 1817, y se denominó "parálisis agitante" por parte del médico James Parkinson. Se trata de la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente, y la sufren alrededor de 6 millones de personas en el mundo. El inicio se produce habitualmente entre los 60 y los 65 años, aunque también puede aparecer de forma más temprana o tardía. Es una enfermedad de evolución lenta, que presenta mucha variabilidad en sus síntomas, siendo estos de dos tipos: no motores, como la hiposmia, el estreñimiento, la sialorrea, la depresión o el insomnio, y motores, como la lentitud, el temblor o la rigidez muscular.

La demencia afecta al 40% de las personas con Parkinson y no existe todavía ningún tratamiento para prevenir la evolución de esta enfermedad, decidiéndose el inicio del tratamiento en función de cada caso. Normalmente el tratamiento se inicia cuando los síntomas tiene la importancia suficiente como para afectar a la vida diaria de los pacientes.

Medios

Destacados

  • banner-division-clinica
  • banner-division-juridica
  • banner-division-educativa
  • banner-division-social
  • banner-division-PTORH
  • banner-division-deporte



EuroPsy - Psicoterapia

A propósito D...

Revista Psicología

Portada 70














AMC